martes 31 de enero de 2023 - Edición Nº2611
Dos Líneas » El País » 19 ene 2023

La canasta básica alimentaria aumento un 100% durante el 2022

Durante el mes pasado, una familia de 4 integrantes necesitó $152.515 para no ser pobre y $67.187 para no ser indigente.


Según los datos brindados por el INDEC, la Canasta Básica Total (CBT) aumentó un 100,3% y la Canasta Básica Alimentaria (CBA) se encareció un 100,8% a lo largo del 2022. Es decir que los índices que marcan tanto la línea de pobreza como la de indigencia alcanzaron las tres cifras y se ubicaron por encima de la inflación, que cerró el año en un 94,8%.

Estas cifras significan un claro retroceso en cuanto a la capacidad de consumo de los hogares. Durante el mes pasado, una familia tipo (cuatro integrantes) necesitó $152.515 para no ser pobre y $67.187 para no ser indigente; mientras que un ciudadano adulto requirió una base de $49.358 para no caer debajo de la línea de pobreza y un piso de $21.743 para no ser considerado indigente.

Si tomamos como referencia las últimas cifras oficiales del INDEC, la pobreza en Argentina fue del 40,6% en el primer semestre del año pasado y la indigencia alcanzó al 10,7% de la población en ese mismo periodo; lo que representa un total cercano a los 19 millones de ciudadanos de pobres y a los 5 millones de indigentes en nuestro país actualmente, aunque los números podrían ser más escalofriantes en marzo, cuando se conozcan los datos del segundo semestre del 2022.

“El costo de vida se está encareciendo sensiblemente, incluso por encima de los precios promedio de la economía. Esto no es de buen augurio si consideramos que las paritarias solo protegen a un sector acotado de los trabajadores, mientras que la informalidad roza el 40% del empleo”, analizó Matías de Luca, economista de la consultora LCG.

Por otra parte, Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, sostuvo que “es de esperar que en el primer y segundo semestre de este año la pobreza se mantenga en 40% debido a que se han mantenido niveles altos de actividad económica y de empleo informal” y explicó que “si bien hubo una desaceleración en los últimos dos meses en el ritmo de aumento de ambas canastas, el saldo es altamente negativo en términos interanuales”.

De todas formas, Salvia remarcó que el incremento de las canastas “no se tradujo en un salto en la pobreza y la indigencia porque el alza de precios en alimentos y bienes y servicios básicos fue compensado por una mayor cantidad de autoexplotación familiar por parte de los hogares pobres informales, que es lo que ha hecho aumentar la tasa de actividad, bajar el desempleo y marcar un pseudoaumento de las tasas de empleo”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias