martes 06 de diciembre de 2022 - Edición Nº2555
Dos Líneas » Actualidad » 23 nov 2022

El Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil acordó una suba adicional del 20%

El acuerdo, según informó la cartera laboral, llevará el haber mínimo hasta los $69.500 en marzo de 2023 a partir de incorporar nuevas subas para los meses de diciembre, enero, febrero y marzo de un 7%, 6%, 4% y 3% respectivamente que, como novedad, se computarán en forma acumulativa.


Reunidos en forma virtual, los representantes del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil, acordaron una suba adicional del 20% sobre el valor actual para completar un incremento del 110,5% para el período que va desde abril de este año hasta marzo de 2023.

El acuerdo, según informó la cartera laboral, llevará el haber mínimo hasta los $69.500 en marzo de 2023 a partir de incorporar nuevas subas para los meses de diciembre, enero, febrero y marzo de un 7%, 6%, 4% y 3% respectivamente que, como novedad, se computarán en forma acumulativa. Esto es, no sobre el haber inicial de marzo de 2022, sino sobre su valor vigente a noviembre de 2022.

En la actualidad, el haber llega hasta los $57.900 como resultado de un incremento desde marzo de este año del 75%. La de hoy resulta la tercera reunión del Consejo del Salario Mínimo en lo que va del año. En marzo se había establecido una suba del 45% con revisión en agosto que fue modificada en mayo por una resolución ministerial que adelantó todas las cuotas pautadas oportunamente para los meses de junio y julio. En agosto, tal como estaba previsto, las partes acordaron tres nuevas subas para los meses de septiembre, octubre y noviembre que adicionaron un 30% al acuerdo original sobre la base del cual, ahora, se incorporó un 20% adicional en forma acumulativa.

Para el mes de diciembre el haber alcanzará los $61.953 que implican un incremento del 93,6% con relación al mismo mes del año anterior cuando la suba de precios para el período, según las estimaciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que difunde el BCRA, rondará el 100%. Así las cosas, el acuerdo consagrará una pérdida del poder adquisitivo del haber mínimo del 3,2% adicional durante 2022.

Pero además, el retroceso de las condiciones de vida de los sectores más relegados, en términos concretos, podría ser mayor en la medida en que la evolución de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) que mide el nivel de la indigencia y la Canasta Básica Total (CBT) que fija el umbral de la pobreza evolucionan a una mayor velocidad que el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

En octubre, de hecho, la primera escaló un 9,5% con relación a septiembre y la segunda un 9% con relación al mismo mes cuando los precios en general lo hicieron un 6,3%.

Durante ese mes, de hecho, el salario mínimo representó sólo un 87% de una canasta de indigencia y sirvió para cubrir apenas un 39% de lo que necesitaba una familia integrada por dos adultos y dos menores para no ser considerada pobre. En enero de 2017, el valor del haber mínimo equivalía a 1,46 veces el valor de la canasta alimentaria y un 60% de la canasta de pobreza.

La reunión desarrollada en forma virtual logró una aprobación por mayoría con el voto favorable de los representantes patronales y los referentes de la CGT y la CTA de los Trabajadores con el voto negativo de los representantes de la CTA Autónoma.

Pero, a pesar de la ausencia física de los representantes en el lugar, las organizaciones que integran la Unidad Piquetera se manifestaron en la puerta del ministerio de Trabajo de la Avenida Alem con su pliego de reivindicaciones que incluyen el reclamo de una haber mínimo equivalente a la canasta básica total que, en octubre, llegó hasta los $139.737. Allí realizaron un acto con representantes del Plenario Sindical Clasista entre los que se encontraban Alejandro Crespo secretario general del SUTNA e Ileana Celotto de la AGD-UBA.

Es que, en rigor, la discusión del haber mínimo reviste un carácter simbólico para los trabajadores bajo convenio que representan la CGT y las CTA pero tiene un impacto directo sobre los montos que perciben los beneficiarios de los programas Potenciar Trabajo cuyos ingresos equivalen al 50% del salario mínimo vital y móvil.

El haber también oficia como referencia para los trabajadores no registrados que, en forma aislada, pueden valerse de ese monto como referencia para lidiar con sus patrones. Por último impactan en la jubilación mínima que no puede ser inferior al 82% de su valor y en el salario mínimo docente que debe ubicarse por encima del 120% del haber mínimo.

El jueves se reunirá en la cartera laboral la Comisión Nacional de Trabajadores de Casas Particulares para negociar el último tramo de su negociación anual que, por el momento, garantiza un haber mínimo para la jornada de ocho horas de $60.544 apenas por encima del salario mínimo vital y móvil.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias