miércoles 14 de abril de 2021 - Edición Nº1954
Dos Líneas » El País » 2 mar 2021

Alberto Fernández: “De la pandemia debe nacer una mejor Argentina”

El presidente brindó un extenso discurso en el Congreso, con foco en la gestión de la pandemia, la deuda externa, la Justicia y un llamado a una “unión nacional”


El presidente Alberto Fernández encabezó este lunes la apertura del 139° periodo de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación, donde brindó un extenso discurso atravesado por la gestión de la emergencia sanitaria, la deuda externa, la Justicia y un llamado a una “unión nacional”. “De la pandemia debe nacer una mejor Argentina”, deseó.

A diferencia de lo que fue la apertura de sesiones de 2020, cuando aún no se avizoraba lo que a mediados de marzo empezó con la llegada del coronavirus y con foco más puesto en una gestión que llevaba menos de tres meses, el primer mandatario hizo esta vez un repaso de lo que fue su primer año en el gobierno, en medio de un año atravesado por la crisis mundial y la profundización de la crisis local.

En el inicio, ocupó su discurso a la pandemia, la crisis que generó, la “herencia” del gobierno de Cambiemos y cuestionó las marchas anticuarentena y cuestionamientos a su gestión. Al respecto, destacó la labor de científicos en la búsqueda de soluciones, a las organizaciones sociales por su aporte y al rol de las Fuerzas Armadas.

En ese marco, al enumerar las medidas como la repatriación de cientos de miles de argentinos y argentinas del exterior, la educación virtual y los miles de voluntarios y voluntarias que ofrecieron su trabajo a la gestión, dedicó un especial aplauso para los argentinos que, encabezados por el personal de salud, ayudaron al gobierno a sostener la pandemia.

A continuación, se refirió a la disyuntiva en torno al cuidado de la salud y la economía que se abrió un año atrás en el marco de la cuarentena. Allí apuntó contra quienes acusaron de no llevar adelante un plan económico en el marco de la emergencia sanitaria, y enumeró medidas como los congelamientos de tarifas, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) -ya cortado-, suspensión de cortes de servicios, prohibición de despidos sin causa y doble indemnización, el Programa ATP -reemplazado por el Repo II-, créditos a tasa cero, Plan Argentina contra el hambre, entre otras.

De todas maneras reconoció un aumento de la pobreza en el primer trimestre, lo cual calificó como “una situación grave que vamos a revertir” y aseguró que su gestión se llevó adelante bajo la premisa de “reducir el impacto en todo lo que fuera posible”, y advirtió que “esta batalla aún no terminó”.

Además de hacer referencia al operativo de vacunación, habló de las gestiones realizadas por el gobierno como los ensayos clínicos realizados en el país, la producción de la vacuna de Oxford-AstraZeneca con México, el ingreso al programa Covax de la OMS, y admitió una recepción de dosis “a un ritmo menos al acordado anteriormente”.

Fue en ese marco que hizo alusión al escándalo de la “vacunación VIP” y el despido de Ginés González García: “Hay prioridades muy claras. Las reglas se deben cumplir. Si se cometen errores la voluntad de este presidente es reconocerlos y corregirlos de inmediato. Cuando se dijo que las reglas habían sido transgredidas me he encargado de recabar la información pertinente. Aún cuando en lo personal me causaran mucho dolor, tomé las decisiones que correspondían. Ningún gobierno de la tierra se puede arrogar el privilegio de no cometer errores, pero todo gobierno sensible sí tiene la obligación de corregir esos errores para desterrar cualquier indicio de privilegio o falta de solidaridad”, manifestó.

En ese marco, además, apuntó contra la oposición por su utilización del escándalo: “Sobre esto deseo ser claro. No llegué a la presidencia para ser sordo a las críticas bien intencionadas. Como tampoco para dejarme aturdir por críticas maliciosas que responden a intereses inconfesables de poderes económicos concentradas que en ocasiones buscan sembrar la fractura, la polarización y la discordia en el pueblo argentino, profundizando las heridas que como sociedad cargamos”.

“Debemos ser capaces de contemplar la dimensión de esta crisis”, dijo a la hora de emitir un mensaje de consenso institucional para el abordaje de la crisis, con un pedido de responsabilidad a la oposición: “Yo aun guardo la esperanza de que algún día hagan un mea culpa, entierren el odio que cargan y ayuden a levantar los cimientos del país que han derrumbado”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias