martes 13 de abril de 2021 - Edición Nº1953
Dos Líneas » El País » 10 nov 2019

Alberto Fernández enfrentando la herencia de Cambiemos

Aún no se conocen las medidas ni el equipo con los que el presidente electo enfrentará la crisis.


Por:
Alexis Dritsos

A poco menos de un mes del traspaso de gobierno, nuestro país enfrenta una profunda crisis económica y social.

La sociedad se encuentra en medio de una gran incertidumbre ya que aún no se conocen las medidas ni el equipo con los que el presidente electo enfrentará la pesada herencia que le deja la gestión de Cambiemos.

En silencio, para no entorpecer la delicada transición que culmina el 10 de diciembre, los colaboradores de Fernández trabajan  en la elaboración de las medidas que aplicarán inmediatamente luego de hacerse cargo del gobierno.

El propio Fernández aporta un mensaje de moderación apuntando a llevar tranquilidad a los mercados, mientras intenta mantener las expectativas positivas en su electorado.

En el entorno del presidente electo saben que el cambio de expectativas es fundamental para poder enfrentar los desafíos de la crisis actual, y apuntan a lograrlo dentro de los primeros 100 días de iniciado el mandato.

Se descuenta que el equipo de Alberto Fernández tendrá que abordar 4 temas prioritarios de inmediato: Dólar, deuda, Inflación y reactivación.

1. Dólar: La caída de reservas producto de la desproporcionada fuga de capitales generada después de las PASO generó la necesidad de instalar un nuevo CEPO cambiario que deberá mantenerse hasta tanto se logre recomponer el nivel de reservas de libre disponibilidad y se pueda revertir el proceso de fuga observado. El gobierno entrante buscará servirse de un superávit comercial importante que se espera para el año próximo, que superaría los U$D 14.000 millones estimados para el año en curso. Con la modificación de los plazos de liquidación de exportaciones, calculan contar con una mayor oferta de dólares genuinos durante el 2020. Por otra parte se analiza implementar  medidas para limitar la operatoria de capitales financieros extranjeros mediante la reposición de normas de estadía mínima de 1 año y un encaje del 30%.  Respecto del tipo de cambio, la estrategia será la de intentar mantener un tipo de cambio competitivo que evolucione a la par de la inflación.

2. Deuda: Se trata de un tema prioritario para el gobierno ya que necesita regularizar lo antes posible la situación actual de un virtual default en que se encuentra el país. Las señales del FMI parecen ser amigables, al igual que las manifestaciones del presidente Trump. El FMI pareciera impulsar una renegociación con quita frente a los acreedores privados, mientras que Fernández sostiene la idea de reperfilar vencimientos sin modificar los montos adeudados. En definitiva, lo que esta batalla define es el peso que tendrán los compromisos externos y los condicionamientos en materia de presupuesto y políticas públicas que afectarán a nuestro país por muchos años.

3. Inflación: La activación de un Consejo Económico Social que impulsa Fernández y que cuenta con el respaldo de Roberto Lavagna, es el ámbito en el cual se intentará abordar la lucha contra la inflación. La idea de sentar en una mesa a sectores empresariales, sectores sindicales y al propio gobierno, apunta a generar consensos básicos que permitan moderar la evolución de los precios. A partir de un esquema de acuerdo de precios y salarios el gobierno debe ofrecer una serie de medidas que  faciliten la viabilidad de estos convenios. Para lograr desactivar expectativas inflacionarias será necesario impulsar una moderación en los aumentos de las tarifas de servicios públicos y de los precios regulados, además de promover una versión aggiornada del programa de Precios Cuidados. Adicionalmente el gobierno debe comprometerse a evitar los aumentos de impuestos, a contener dentro de parámetros razonables la evolución del tipo de cambio y sostener una política monetaria racional y compatible con una inflación a la baja.

4. Reactivación: Dentro del Consejo Económico y Social también se puede avanzar en las medidas que impulsen la reactivación de la economía. Los objetivos de incrementar el consumo y activar al mismo tiempo el 40% de capacidad ociosa instalada que se verifica en la actualidad, son complementarios con los acuerdos en materia de precios y salarios. Estas medidas concretas se sustentan en el incremento del poder adquisitivo de los consumidores y simultáneamente con la reducción de costos al sector productivo. Las herramientas principales que podrían servir para alcanzar estas metas son: el lanzamiento de créditos con tasa subsidiada para PYMES (industriales, servicios o comerciales), reducción de aportes patronales, eliminación de costos impositivos en tarifas de servicios públicos, suba del mínimo no imponible en ganancias, aumento en jubilaciones, pensiones y salarios más bajos y desgravación IVA selectiva a consumos de canasta básica de sectores de menores ingresos.

Por el momento el presidente electo no ha confirmado los nombres de su gabinete y tampoco ha dado indicios concretos de las medidas a tomar. Sin embargo, es notorio que los primeros pasos de su gestión estarán condicionados por estos 4 frentes tan complicados que deja la gestión de Cambiemos.

Desde el equipo de Alberto Fernández  se está poniendo el foco en el proyecto del Consejo Económico y Social como base de una gran concertación que sería la plataforma sobre la cual sustentar las principales políticas en materia económica y social. La posibilidad de que Roberto Lavagna lidere este proyecto ha generado expectativas positivas, aunque se desconoce si finalmente aceptará el nombramiento ofrecido.

Lo cierto es que la coyuntura económico-social es por demás compleja y plantea un serio desafío al presidente electo. El pragmatismo y la moderación serán claves para transitar la etapa que comienza a partir del 10 de diciembre ya que no queda mucho margen para cometer nuevos errores.           

* Alexis Dritsos Economista Partido Socialista 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias