sábado 20 de julio de 2019 - Edición Nº1320
Dos Líneas » Entrevista » 30 dic 2018

Marcelo David: “YPF y Cejas hicieron un contubernio que lleva a la quiebra a Media Caña”

Denuncian que la petrolera orquestó una estafa millonaria.


El abogado Marcelo David realizó una denuncia penal que recayó en la fiscalía 11 a cargo de Álvaro Garganta en donde se detalla la maniobra fraudulenta que contó con el aval de YPF y que culmina con la inminente quiebra de Media Caña SA, una de las empresa prestataria de servicios de la petrolera. En declaraciones a Dos Líneas, el letrado brindó precisiones.

¿En qué consiste la denuncia que realizaron ante la Justicia?

 La denuncia penal la insistan los accionistas de Media Caña SA. Son aproximadamente 20 accionistas de un total de activos que no llegan a 40. La denuncia tiene como antecedentes, en el marco del concurso preventivo de Media Caña.

¿Qué es Media Caña?

Es una empresa que nace en el año 1991 en el marco de las leyes de privatización del Estado. Ese año, operarios y trabajadores calificados de YPF, de todo lo que era parte del Dique, ex Destilería y demás, como se quedaban sin trabajo forman Media Caña SA. Tienen una particularidad: son dueños y a su vez trabajadores.

¿Qué tarea realizaba la empresa?

Media Caña viene prestando trabajos de mantenimiento dentro de YPF de manera ininterrumpida desde el 92 hasta nuestros días. Con contratos que han llegado facturar por 200 millones de pesos por mes y con 800 trabajadores en paros de planta.

¿Qué son los paros de planta?

Es cuando YPF en distintas zonas de la producción dentro de la propia destilería para, corta  el circuito y hace meter rápidamente mucha mano de obra, mucha tarea toda planificada, para en 3 0 4 días, arreglar, mantener, pintar el área en cuestión. Estas tareas requieren una especialización muy específica del personal y de la maquinaria que se utiliza. Esto hacía que Media Caña tuviera una facturación muy significativa y a su vez un costo laboral muy elevado. Estamos hablando que tenía 476 trabajadores estables, el resto hasta llegar a los 800 eran contratos eventuales.

¿Con esta facturación, por qué entonces está por quebrar la compañía?

Media Caña a partir del 2017 se ve con una deuda fiscal que superaba los 90 millones de pesos y que de alguna manera venía de plan en plan de facilidades, pero nunca terminaba de readecuar esa cuestión. En ese período se aproximaban los vencimientos de los contratos, que para que vos entiendas, eran por 168 millones de en 3 años. Entonces,  los trabajadores y accionistas toman la decisión de concursar la empresa, pero cuando YPF diera de baja los contratos iniciar una acción de daños y perjuicios contra la petrolera por ruptura intempestiva de contrato de distribución por unos cuantos millones de peso tal cual lo describe el Código Civil y Comercial para este tipo de operatorias.

Se hace el concurso preventivo y a partir de ahí, es decir, desde mediados del 2017, comenzó a ver falta de información a los accionistas. Nunca más se convocó a una reunión de directorio, cuando tienen obligación de convocar cada 3 meses. Se abandonaron los estados contables y en el expediente del concurso, los abogados de Media Caña, Gustavo Pérez y Leonardo Bufalino, designados por Omar Cejas, lo que hacen es tratar de recuperar retenciones por incumplimiento, por trabajadores que no estaban en condiciones, que había hecho YPF. Ese montó había ascendido a una suma superior a los 32 millones de pesos. Pérez y Bufalino intentan rescatar eso por medio de una medida cautelar. Denuncian esta cuestión y avanzan. El juez la rechaza y les dice que esto requiere y los manda a forma un incidente que va a tomar más tiempo. Acá es donde empieza a forjarse el contubernio.

¿En qué sentido?

Realizaron un acuerdo espurio que perjudicó a Media Caña y fue favorable para Cejas y los abogados Pérez y Bufalino. Hace 15 días tomamos conocimiento que se formó un acuerdo con los abogados de YPF, en donde Cejas negocia y autoriza a la petrolera que con todas esas retenciones indemnice a algunos trabajadores de Media Caña. Que pague por cuenta de YPF, pero esos 32 millones de pesos eran de Media Caña e YPF se los tenía que dar y no disponer lo que quería.

Cejas presta anuencia de esa cuestión, negocia que le transfieran de la cuenta de Media Caña 8 millones de pesos. Con el resto de los trabajadores, YPF los fue acomodando en Tisico, en HASA y en Alsina, que son tres empresas que ahora pasaron a hacer lo mismo que hacía Media Caña. Con algunas particularidades. El gerente financiero de Media Caña es ahora el que maneja Alsina y tiene los mismos contratos, pero con los trabajadores de Media Caña.

¿YPF creo esas tres empresas a costa de Media Caña?

Ya existían, pero eran muy chiquitas. YPF les dio la mano de obra calificada. Negociando con Cejas le dijo dame los trabajadores, yo los paso gratis, yo me hago cargo. Pero esa mano de obra es calificada, no la conseguís en una bolsa de trabajo. Entonces, le vació la mano de obra a Media Caña y además, no le dio los 32 más los 8, es decir, los 40 millones de pesos. Sino que dispuso YPF de los 32 millones y le pagó al que quiso. Solamente indemnizó a 30 personas, da la casualidad que uno de ellos era el hijo de Cejas, a quien le pagó más de 1 millón 700 que ya había pasado a Tisico en un acuerdo sin cargo. Y esos otros 8 millones pasaron a la cuenta del Banco Credicoop y Cejas hace el retiro de ese dinero. Tenemos entendido que a los abogados les paga más de 3 millones de pesos de manera indebida. Lo que sobraba lo transformó en dólares y lo tiene en una caja de seguridad guardado. De todo es no rindió cuenta de nada, no preparó una factura, nada.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias