sábado 21 de septiembre de 2019 - Edición Nº1383
Dos Líneas » Opinión » 26 nov 2018

Gran La Plata: Preocupación y desocupación

Martín Pollera- Economista UNLP. Integrante de la mesa económica del Peronismo bonaerense.


Por:
Martín Pollera

El Gran La Plata es una de las regiones más afectadas por la coyuntura económica actual, donde la tendencia nacional de destrucción de empleo se reproduce con fuerza y visibiliza las dificultades para generar encadenamientos productivos y oportunidades laborales para sus habitantes.

Analizar seriamente la evolución de las tasas del mercado laboral requiere la necesidad de contemplar ciertas particularidades de la estructura poblacional, productiva y, por ende, laboral del Gran La Plata:

a)            Es una de las sedes universitarias más importantes del país y se localiza a 56 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires. El entorno universitario hace que prevalezca una población joven y la cercanía a la capital federal permite que, ante la falta de empleo local, el platense pueda viajar diariamente para obtener un empleo y un salario mayor.

b)           Es asentamiento de las autoridades gubernamentales provinciales, lo que hace que, sumado a las dependencias municipales, el entorno administrativo tenga un importante rol en la vida laboral de los habitantes.

Dicho lo anterior, para el segundo trimestre de 2018 la tasa de empleo, que mide la cantidad de ocupados sobre la población total, apenas alcanzó el 39,8%,   equivalente a unos 348.000 trabajadores sobre un total de 873.000 habitantes; cifra inferior a los dos años anteriores y, de hecho, la tasa de empleo más baja de los últimos 12.

En el Gran La Plata la tasa de desempleo aumentó del 6,9%, en el segundo trimestre de 2016, al 9,5% para el mismo período de 2018. Ya son 131.000 vecinos y vecinas que presionan sobre el mercado de trabajo:

  • 37.000 desocupados (no tienen empleo).

  • 39.000 subocupados (trabajan menos de lo que desean).

  • 55.000 ocupados demandantes (personas que tienen trabajo pero  buscan activamente otro).

 La incapacidad de generar empleo se hace aún más palpable en materia de género, profundizando las desigualdades ya existentes. Las mujeres no sólo perciben salarios más bajos, sino que también tienen mayores dificultades para conseguir trabajo. El desempleo en las mujeres asciende al 12,8% versus 7,2% registrado en los hombres y se eleva a 17,9% para el rango etario de 14 a 29 años, mientras que para los hombres de esa edad la tasa es del 16,6%.

Resultaría sobredimensionado responsabilizar exclusivamente a la administración municipal del magro desempeño del mercado laboral platense; no obstante:

1)            Desde lo político: el municipio ha apoyado hasta el día de hoy las políticas nacionales y provinciales que autogeneraron la presente crisis económica y social.

2)            Desde la gestión: no se ha mostrado capacidad ni voluntad para elaborar un plan estratégico local que permita diversificar la matriz productiva. Fomentar una mayor participación de sectores productivos se traduciría en mayores posibilidades para generar empleo privado en el distrito.

En síntesis, nuestra ciudad tiene enormes potencialidades, hoy desaprovechadas. No todos los municipios poseen la ventaja de poder articular entre un fuerte sector público, un sector privado de gran potencial, un robusto ámbito académico y una ubicación estratégica por su proximidad con los principales centros de consumo. En casi tres años de gestión, las escasas políticas locales se han concentrado en el emprendedor como sujeto auto generador de empleo (en muchos casos, nuevos desocupados) y han abandonado por completo aquellas que tienden a la creación de puestos de trabajo genuinos en el sector productivo. El naufragio del Parque Industrial II es un buen ejemplo que evidencia falta de capacidad y voluntad política de quienes tienen el deber de planificar y pensar hacia dónde debe dirigirse el desarrollo local. Por eso, no resulta extraño que la desocupación y la pobreza aumenten. Las ciudades más exitosas han traccionado su propio desarrollo productivo desde otros cimientos, donde el protagonista de ese desarrollo fue el gobierno local.

* Martín Pollera- Economista UNLP. Integrante de la mesa económica del Peronismo bonaerense. Docente UNAJ.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias