lunes 24 de junio de 2019 - Edición Nº1294
Dos Líneas » El País » 20 oct 2018

Maquillando la crisis para reflotar el “Plan Perdurar”

Ante la incapacidad manifiesta de resolver los problemas de manera definitiva, el gobierno plantea una serie de medidas de maquillaje marketinero.


Por:
Alexis Dritsos

El gobierno de Mauricio Macri ha encontrado un poco de alivio en el frente cambiario a partir del establecimiento de una nueva política implementada por el actual presidente del Banco Central.

Las medidas impulsadas por Guido Sandleris, están alineadas con las condiciones impuestas por el FMI, para considerar el segundo acuerdo de asistencia del organismo. El establecimiento de un sistema de flotación con bandas de intervención por debajo de $ 34 y  por encima de $ 44, ha sido complementado por una política monetaria contractiva y con un esquema muy agresivo de captación de fondos bancarios mediante las LELIQ, a tasas elevadísimas.

La consecuencia de la nueva bomba de LELIQ con tasas por encima del 70% es el reinicio de un mecanismo de tasas altas en pesos.  El retorno de dólares financieros en cantidades importantes para pasarse a pesos garantiza una relativa calma en la cotización del billete verde dando comienzo a un nuevo capítulo de la bicicleta financiera. Desde Cambiemos cruzan los dedos para que el esquema resista hasta que empiecen a ingresar dólares de la próxima cosecha  y se perciba una mejora en la economía.              

Por el momento, la reciente tregua cambiaria ha generado un cierto optimismo en el oficialismo, que parece enfocado en reflotar el denominado “Plan Perdurar”, bautizado así por Carlos Melconian. El plan apunta a revertir la pérdida generalizada de la confianza que afecta al gobierno para poder lograr la reelección de Macri en 2019.

Para seducir al FMI y a los sectores financieros el gobierno implementa medidas que van en sintonía con los deseos e intereses de esos sectores.  Argentina “propone” un presupuesto con déficit cero, se compromete a no utilizar reservas para contener el dólar, e implementa un torniquete monetario con altas tasas que facilita un nuevo ciclo de alta rentabilidad con el “carry trade” (bicicleta financiera). A cambio obtiene el respaldo financiero necesario para continuar con el experimento monetario/cambiario en curso.

El plano interno es más complejo porque las medidas económicas van generando efectos negativos muy profundos para la mayor parte de la gente. La recesión se profundiza en medio de una aceleración inflacionaria alarmante que pulveriza el poder adquisitivo de toda la ciudadanía. Ante la incapacidad manifiesta de resolver los problemas de manera definitiva, el gobierno plantea una serie de medidas de maquillaje marketinero para intentar seducir  a sectores de votantes desencantados con Cambiemos. 

En ese contexto propone las siguientes medidas:

Modificación de la Ley de alquileres aumentando el plazo de contrato a 3 años, flexibilizando el sistema de garantías, e implementando un sistema de ajuste semestral usando un mix entre inflación y evolución salarial, entre otras modificaciones propuestas.

Para los tomadores de créditos UVA proponen poner un límite al incremento del valor cuota cuando la inflación supere en 10 puntos la evolución salarial. Los montos “ahorrados” en la cuota serán sumados a la cuota futura como un nuevo crédito.

Prestamos varios utilizando 10.000 millones de pesos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad destinados al Plan PROCREAR (Casa propia y construcción, Ahorro joven, Mejor hogar) y créditos Anses, además de descuentos en corralones y productos para el hogar.

Incentivos fiscales a desarrolladores para construcción de 60.000 viviendas, que incluyen exenciones en IVA, Ganancias, Débitos y Créditos, e Ingresos Brutos).

Las medidas económicas anunciadas son paliativos demagógicos que muestran la incapacidad y  el desinterés de trabajar sobre las verdaderas causas de la crisis.

Los problemas reales son, la inflación elevada, las altas tasas de interés, la agobiante presión tributaria a PYMES, comercios y familias, la falta de crédito accesible, los tarifazos y la creciente recesión, entre otros.

Mientras desde el plano político buscan reeditar la antinomia con Cristina y algunos testean la proyección de Vidal como alternativa electoral, Cambiemos sigue experimentando peligrosamente con un modelo económico que profundiza la desigualdad y que puede desencadenar un nuevo estallido en corto plazo.

* Alexis Dritsos- Economista Partido Socialista

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias