lunes 16 de julio de 2018 - Edición Nº951
Dos Líneas » El País » 6 jul 2018

Fernanda Vallejos: “Con Macri, muchos argentinos dejaron de comer”

La legisladora K dijo que es un “fracaso que en un país productor el pueblo esté pasando hambre”.


La diputada nacional Fernanda Vallejos (Frente para la Victoria-PJ) aseguró que “con Macri, muchos argentinos dejaron de comer”. En base a un análisis realizado por su equipo económico, la legisladora advirtió por la caída de la industria alimenticia “entre los sectores dónde más cae el uso de la capacidad instalada”.

“La capacidad instalada de la industria cayó en mayo 1,13% (0,7 puntos porcentuales) con respecto al mismo mes de 2017. La baja la sufren más el sector metalmecánico y el alimenticio. En la era Cambiemos, el retroceso de la capacidad instalada alcanzó el 2,3 pp”, señala el informe.

La economista resaltó que “lo más grave es el retroceso en una industria como la de alimentos y bebidas. Porque lo que está mostrando es el hundimiento de la demanda de esos bienes. ¿Qué mayor fracaso puede haber, que en un país productor de alimentos el pueblo esté pasando hambre? Con Macri muchos argentinos dejaron de comer”.

En el documento se asoció la reducción de la capacidad instalada con la caída de la industria y la incipiente recesión que muestra la actividad económica. “En consistencia con los últimos datos del Estimador Mensual Industrial (EMI), que retrocedió en términos interanuales el 1,2%, la Utilización de la Capacidad Instalada en mayo de 2018 tuvo una variación interanual negativa de 1,13% (0,7 pp con respecto al mismo mes de 2017)”, se indica.

Además, la nota técnica recuerda que “desde mayo de 2015, el retroceso fue de 2,3 pp, lo cual convalida el efecto recesivo de las actuales políticas económicas y que cierto fenómeno de optimismo inversor de 2017 no tuvo su correlato en mayor demanda y ventas, por lo que la capacidad instalada de sectores clave como los alimentos y bebidas o las industrias químicas y metalmecánicas cayeron fuertemente”.

Entre los sectores que más retrocedieron, según el informe oficial del INDEC, además de alimentos y bebidas (-3,5 pp) y la metalmecánica (-3,9 pp), se encuentra la industria textil (-1,5 pp), todas ellas “golpeadas por la apertura importadora, y otros rubros de consumo interno”. Entre los que más aumentaron el INDEC destaca a la industria metálicas básicas (6,8 puntos pp) y productos del tabaco (7,8 pp).

En otro tramo, el informe apunta que “el sector automotriz aún sostiene el estimador industrial y la capacidad instalada”, aunque advierte que “los números más recientes de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) muestran una caída de 4,7% interanual en mayo de la venta a concesionarios de autos, y una baja del 6,6% en la producción de utilitarios, y ello tendrá efecto en la capacidad instalada en los meses próximos”.

También, advierte que “la depreciación del tipo de cambio dificulta los planes en cuotas de ahorro previo para compra de autos, por lo que la demanda tenderá a flaquear, al menos en el corto plazo”.

Por último, el trabajo del equipo de Vallejos realiza un análisis comparativo entre la evolución de la capacidad instalada del segundo período de gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y el actual de Cambiemos.

“Resulta evidente que, en relación a la gestión anterior, la utilización de la capacidad instalada promedio ha descendido. Si tomamos el promedio 2012-2015 contra 2016-2018, la caída ha sido de 5,8 pp. Sin embargo, en algunos rubros muy perjudicados, como el textil, supera los 10 pp. En todos los casos, se trata de una mala situación para los industriales, y sobre todo de los trabajadores, que vienen perdiendo unos 71.400 puestos de trabajo desde mayo de 2015 y 10.300 desde diciembre”, consigna el documento.

Asimismo, alerta que “la inversión real no aumentará por sí sola sin el acompañamiento de la demanda interna y el uso de la capacidad instalada. Por lo tanto, es un falso motor para salir de la recesión”.

En este sentido, Vallejos sostuvo que “el avance de la capacidad instalada ociosa no hace más que cristalizar la política anti-industrial de Macri. Menos capacidad utilizada es el reflejo de la menor producción y, lo más grave, los empleos industriales de calidad que se destruyen mes a mes”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias