jueves 15 de noviembre de 2018 - Edición Nº1073
Dos Líneas » La Ciudad » 24 may 2018

Victoria Tolosa Paz: “La rendición es un dibujo de Garro”

Solicitó la intervención del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires.


La concejal de Unidad Ciudadana Victoria Tolosa Paz denunció irregularidades en la rendición de cuentas 2017 de la Comuna –aprobada anoche por el Concejo Deliberante- al señalar que “el intendente Julio Garro utilizó un decreto de nulo y vergonzoso” para “dibujar la ejecución del Presupuesto aprobado oportunamente por este cuerpo”, al tiempo que solicitó la intervención del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires.

Concretamente, Tolosa Paz apuntó al decreto 2984/17, por medio del cual “el intendente Garro dispuso una mega readecuación de partidas sin cumplir con la ordenanza de procedimiento que rige para todas las municipalidades -267/80-  y que dispone la obligatoriedad de comunicar estos actos en un plazo no mayor a quince días; y a eso hay que sumarle que no esgrimió ningún fundamento a la hora de reasignar los recursos”.

Sobre el cuestionado decreto firmado sobre el filo de 2017, agregó que “incluso se cita una ordenanza del ejercicio 2016, lo que demuestra que se recurrió al famoso copy / paste, total nadie lee nada, total le hacen firmar cualquier cosa al intendente; una vergüenza y una falta de seriedad total cuando estamos hablando de dineros públicos”.

La concejal apuntó además a la subejecución de recursos en áreas sensibles para la comunidad, y como contrapartida, a la “recompensa” que tuvieron estamentos municipales ligados mayormente a la política.

Como ejemplo de las primeras citó los números del Fondo Educativo, que de acuerdo a datos oficiales difundidos por el propio Municipio dejó $ 89 millones en caja, es decir sin ejecutar, cuando por estos días son decenas las escuelas de diferentes barrios que reclaman obras o reparaciones e incluso hasta no tienen clases por tener sus baños clausurados.   

También en el campo de la subejecución citó el ítem Salud, donde no se ejecutaron $ 126 millones; mientras que en Desarrollo Social la subejecución fue de $ 56 millones.

“Cuando hablamos de subejecución no hablamos de dinero que se ahorra, de algo que sea motivo de una buena gestión, sino todo lo contrario: hablamos de la falta de capacidad para gestionar, de convertir esos recursos públicos en soluciones concretas para los vecinos. Esos recursos fueron puestos ahí justamente para que el Ejecutivo los ejecute”, dijo Tolosa Paz.

También le dedicó un capítulo especial a la Seguridad, donde la Comuna –pese a haber anunciado con bombos y platillos una serie de medidas como un centro de monitoreo inteligente y el tendido de una red de cámaras de seguridad- no logró ejecutar $ 220 millones sobre un total asignado de $ 418 millones.

En cuanto a las áreas de la Comuna que resultaron beneficiadas, señaló la Secretaría Privada, que tenía un presupuesto original de $ 43 millones aproximadamente, y se le otorgaron $ 199 millones, o que representa una variación de 358%; también resultó premiada la Secretaría de Gobierno,, que pasó de $ 76 millones a $ 191 millones; y por último Gobierno, que arrancó en $  425 millones y de la noche a la mañana recibió $ 801 millones.  

Tolosa Paz también remarcó una serie de diferencias entre los montos de las transferencias corrientes, es decir aquellas partidas que llegan desde la administración nacional o provincial: del total de $ 1198 millones, el Municipio sólo percibió $ 801 millones. La diferencia de casi 400 millones se explica en los convenios firmados por la Comuna con el gobierno nacional y que a luz de los hechos quedaron sólo en una foto. 

Al respecto, precisó que del convenio por el denominado Nuevo Abasto (también conocido como El Acampe), se firmó por $ 149 millones pero se percibieron apenas $ 22 millones; en tanto que el programa Diagonales Verdes se firmó por $ 117 millones pero se percibieron $ 14,9 millones; la remodelación de calle 8, por $ 13,5 millones cuando en realidad llegaron $ 1,9 millones; y lo mismo con la puesta en valor del centro comercial de calle 12, estipulado en $ 11,2 millones contra los $ 1,6 millones que en realidad se percibieron.

“Toda esa plata quedó en una anuncio, en una foto para los medios”, dijo Tolosa Paz.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias