jueves 19 de julio de 2018 - Edición Nº954
Dos Líneas » Opinión » 23 abr 2018

Cambiemos y la continuidad del modelo del Crecimiento invisible

Alexis Dritsos- Economista Partido Socialista


Por:
Alexis Dritsos

Luego de un poco más de dos años de gestión,  resulta muy claro que las estimaciones del gobierno son poco creíbles. Las predicciones oficiales nunca han podido  acertar, ni acercarse a las cifras reales respecto a la inflación  o al crecimiento de la economía medidas por el INDEC.

En relación a la evolución del PBI, el Ejecutivo proyecta en el presupuesto  un crecimiento del 3.5%, que  resulta excesivamente optimista en relación a las perspectivas poco favorables que enfrenta la economía argentina.

Analizando las variables que componen el PBI podemos verificar:

  • El consumo crecería por debajo de las expectativas: por la pérdida de poder adquisitivo acumulada del año pasado; por las negociaciones salariales en curso que van por debajo de la tasa de inflación esperada; por aumento del desempleo o por precarización de los ingresos (menores salarios en empleos nuevos)

  • La inversión difícilmente pueda crecer por las siguientes razones: Por  el recorte en los planes de obras públicas; por el creciente ingreso de importaciones de bienes de consumo que potencia el cierre de empresas; por el mantenimiento del esquema de especulación financiera vigente en detrimento de un sistema financiero enfocado en apoyar el desarrollo productivo.

  • El gasto público, de acuerdo a las presiones manifiestas del FMI y aceptada por los principales referentes del gobierno, tiene que seguir bajando.

  • Por el lado del neto de exportaciones, el panorama es muy negativo. La pérdida de competitividad del tipo de cambio sumada a la apertura indiscriminada no permite pensar en revertir el creciente déficit comercial. Por otra parte, la sequía afectaría los rindes de la soja, proyectándose una pérdida de ingresos en torno a los U$D 3.500 millones.

Por lo  expuesto, el panorama no es muy alentador. El crecimiento para este año podría quedar  por debajo, inclusive, de un 2,5%. Claramente no se trata de una cuestión de fe, se trata del resultado de las políticas aplicadas.

Para comenzar a revertir los resultados es necesario cambiar las políticas, empezando por constituir un comando único que lidere la política económica de manera coherente.

En segundo lugar se debe convocar a  empresas y trabajadores a consensuar políticas con el gobierno. Temas relacionados con: líneas de crédito a empresas, administración del comercio exterior, acuerdos de precios y salarios, entre otros.

El gobierno debe concentrar sus esfuerzos en apuntar a la reactivación de la demanda,  ya que a febrero 2018 la capacidad  ociosa industrial es del 35,6%. En esa dirección, es necesario terminar con los tarifazos y aumentos de precios regulados que  frenan el nivel de actividad.

Este sería el marco mínimo para comenzar a revertir la tendencia negativa que se observa en la economía real, más allá del relato mágico al que apela el gobierno para justificar los pobres resultados  alcanzados en lo que va de su gestión.

* Alexis Dritsos- Economista Partido Socialista

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias