viernes 25 de mayo de 2018 - Edición Nº899
Dos Líneas » Opinión » 20 abr 2018

Julio Bárbaro

Explicando mi decisión

Julio Bárbaro- Coordinador de equipos políticos del intervenido Partido Justicialista nacional


Acepté con gusto la invitación de Luis Barrionuevo, entiendo que su nombramiento tiene la lógica de su pasión por la política y el hecho de ser parte de un sindicalismo conocedor de la misma esencia del poder. Salieron los progresistas a recordar urnas que nadie quemo, acusaciones que marcan a todos los enamorados de un pensamiento. No soporto a los sindicalistas que tomaron distancia de la política, que se dedican a administrar obras sociales. Quedan pocos apasionados por el peronismo, Luis Barrionuevo es uno, muchos de los otros son parientes de Pilatos.

No creo en la unidad con Cristina, el Maestro Marechal decía que "la patria es una víbora que cambia de piel", el kirchnerismo debe ser superado. Es cierto que aporta votos, tanto como espanta el doble de los que convoca. Igual que el final del turco Menem, ganó y huyó, ya no podía soportar una derrota indiscutible. Además la historia no retrocede, solo Cristina permitió el triunfo de Mauricio Macri, lo buscó y lo decidió. Elegir candidatos perdedores fue parecido a cuando Menem enfrentó a Duhalde, no soportan que gane otro que los herede. Falta de grandeza.

Creo que el peronismo lo mismo que el radicalismo tienen mucho para dar en la recuperación de un pensamiento nacional. El economicismo nos arruinó como sociedad, los negocios expulsaron a las ideas, los grandes grupos nos pusieron de rodillas. Cuando el estado es más fuerte que los negocios hay país, cuando los negocios se imponen al estado hay colonia. Ya algunos economistas quieren que importemos todo, para ese modelo de dependencia sobra la mitad de la población. Nosotros privatizamos los servicios públicos, y sobre esa culpa se sufre la desmesura tarifaria de hoy.

Necesitamos una autocrítica, mucho de lo que hoy sufrimos es por nuestra culpa. Y forjar una oposición democrática, que supere la estupidez de pensar que el ataque al gobierno es más digno que la oposición que dialoga.

Me invitaron a intentar la recuperación de una causa que explica buena parte de mi vida. Dije sí convencido de que siempre vale la pena intentarlo. Y lo más importante, juntar funcionarios no sirve ni para salir bien en la foto, el gran desafía es convocar a recuperar ideas, políticas de estado, el sueño de construir una sociedad más justa. Ese desafío no sale en la foto, ni viene en la mochila de los "inversores extranjeros". Claro que es el único capaz de devolvernos la confianza de una sociedad cansada de que los políticos se enriquezcan a cambio de la pobreza colectiva.

Soy católico y peronista, y enamorado de la política. Me invitaron a participar de una esperanza y me sobraron ganas para aceptar. Todo intento vale la pena, en eso estamos.

* Julio Bárbaro- Coordinador de equipos políticos del intervenido Partido Justicialista nacional

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias