sábado 22 de septiembre de 2018 - Edición Nº1019
Dos Líneas » El País » 14 abr 2018

Cuando la Justicia mete la cola por todos lados algo anda mal

El poder y la toma de decisiones se discuten en tribunales.


Por:
Nicolás Alberio

La noticia de la semana fue la intervención al PJ Nacional ordenada por la jueza federal María Romilda Servini, quien designó al siempre polémico sindicalista Luis Barrinuevo como interventor para que reemplace a José Luis Gioja al frente del partido. El análisis específico de esta situación acarrea múltiples aristas, pero principalmente muestra un clima de época. El poder y la toma de decisiones se discuten en tribunales.

De un tiempo a esta parte, asistimos a un show de la justicia como nunca antes se vio. En noviembre y diciembre se abrió la feria de las prisiones preventivas, hasta con fotografías de Boudou en medias y camiseta mientras era detenido. Febrero y marzo la misma justicia ordenó la liberación de varios de estos personajes como D´Elía, Zannini y hasta el mismísimo ex Ministro de Economía.

¿Pero qué es lo que sucede? ¿Porque el poder se discute en los pasillo de tribunales?

Todas las noches somos espectadores de la conjeturas que hacen referentes del fútbol venidos a analistas políticos que nos cuentan que el juez tal, la Cámara Federal compuesta por x e y, Casación y la mar en coche, van ordenar que avance tal causa, que van disponer tal detención o que liberan a este otro. La realidad es que la política está en crisis y la justicia más.

La política, que excede la grieta kirchnerismo- macrismo, no le resuelve los problemas a la gente. El retorno de la democracia trajo consigo una pobreza estructural que no se modifica a pesar de las distintas banderías políticas. La calidad educativa merma año a año y a nivel salud, como decía Tato Bores, `lo mejor es no enfermarse´. En tanto, en lo que concierne a la seguridad sólo basta darnos cuenta que vivimos enrejados en nuestras propias casas.

Por otro lado, la Justicia pelea su propia batalla con la ciudadanía. Según un sondeo de opinión realizado por la consultora Synopsis,  3 de cada 4 personas tiene una imagen negativa de la justicia. Los magistrados, conscientes de esta situación, entonces sobreactúan en sus fallos. Pero aún no logran comprender que la sociedad necesita que quien robó, tenga un juicio como está establecido en la Constitución y de ser considerado culpable, vaya preso, sin miramientos.

El poder político y judicial no muestra una intención de cambios profundos y el hartazgo ciudadano crece. Mientras el poder legislativo defiende a capa y espada el canje de pasajes aéreos por dinero en efectivo con Carrió como principal abanderada, Carlos Menem, con tres condenas firmes permanece en su banca de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación. El país está en crisis, por eso el poder se discute en los pasillos de tribunales.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias