sábado 22 de septiembre de 2018 - Edición Nº1019
Dos Líneas » Opinión » 16 mar 2018

Renovación, ética y buen gobierno, requisitos indispensables para una alternativa 2019

Guillermo Justo Chaves- Dirigente PJ Buenos Aires


La expectativa de quienes nos encontramos en la oposición al gobierno de Mauricio Macri porque vemos con gran preocupación la situación del país y de los argentinos, consiste en poder generar una alternativa para 2019 que entusiasme y devuelva la esperanza a esta sociedad donde los sectores medios y más vulnerables están siendo sistemáticamente perjudicados por las políticas del gobierno nacional.

Algunos sintetizan ese deseo/objetivo con el singular slogan “Hay 2019”. Frente a ello surge la pregunta: ¿Qué debería ocurrir para que ello suceda? Sin lugar a dudas empiezo por el final; la aparición de un nuevo liderazgo que personifique la oposición a Macri, canalice el descontento que ya está expresando la sociedad y sintetice a todos los sectores - o al menos la mayoría – de quienes desde la política plantean una alternativa a Cambiemos.

Lo cierto, es que antes de llegar a ese momento es preciso reconstruir (si hablamos de peronismo) o construir (si hablamos de algo que necesariamente lo exceda) un amplio espacio opositor que no excluya A NADIE, que se organice en torno a reglas de juego claras, que deben ser producto de un diagnóstico a partir de la autocrítica luego de las últimas experiencias electorales por un lado, y que intente interpelar a la sociedad por el otro con una agenda que recoja sus demandas. Algo así como diez puntos de un acuerdo programático a futuro. El mensaje ciudadano de 2015 y 2017 ha sido claro y es preciso asumirlo.

Finalmente, el mecanismo de síntesis no debe tener más dudas, ni chicanas, ni rodeos: la realización de una gran PASO (primaria, abierta, simultánea y obligatoria) terminará de legitimar el espacio y el liderazgo.

Sin embargo, sobrevuela esta advertencia: debemos hablarle a la sociedad y no a uno mismo, dejar de mirarse al ombligo. Es lo que muchas veces le pasa a la dirigencia política. Por ejemplo, en 2015 el slogan de campaña era “el candidato es el proyecto”. Un mensaje para la dirigencia y la militancia, no para la sociedad. Los proyectos políticos por mas maravillosos que sean encarnan en personas, de manera que decir “el candidato es el proyecto” era como sostener: “no tenemos candidato”.

Por eso, está bien generar expectativas con esto de “Hay 2019”, pero ojo no nos confundamos y que no se convierta en algo similar a lo de 2015.

Ya propusimos qué debería ocurrir para ser alternativa en 2019. Ahora bien, el hecho de cómo nos posicionamos, se vincula con tres cuestiones elementales que surgen de demandas ciudadanas, de realizar acciones para la reconstrucción luego de la derrota y de las cada vez más visibles debilidades del gobierno “cambiemita.”

RENOVACION. Es fundamental. No existe ninguna fuerza política en el contexto de las democracias occidentales que luego de tres derrotas consecutivas no transite por un proceso de renovación y recambio dirigencial. Es muy difícil intentar entusiasmar, seducir o esperanzar al electorado con productos que ya han sido ofrecidos. Los protagonismos deben ser modificados. Además es un ítem en el cual el gobierno lleva ventaja porque sus dirigentes/funcionarios por mas errores que cometan tienen visibilidad hace poco, apenas dos años -salvo excepciones-, y hasta generacionalmente son mas nuevos que las caras visibles opositoras.

ETICA. La segunda cuestión es la ética y la corrupción. El gobierno “cambiemita” se ha respaldado en un discurso ético. Luego de los sucesivos episodios de funcionarios vinculados a la corrupción, o su eufemismo “conflicto de intereses”, un gabinete off-shore siempre en el borde de la ley, ha quedado erosionada su confianza de cara a la sociedad en este ítem. La mentira, el cinismo y la indolencia, son aspectos que han deteriorado su imagen.

Como alternativa nos exige un discurso y acciones orientadas no sólo a condenar los hechos de corrupción y a los corruptos, sino que los hombres y mujeres que intenten interpelar y representar  a la sociedad sean intachables frente a la gente que está harta y asqueada.

BUEN GOBIERNO. Es el tercer requisito indispensable para plantear una alternativa en 2019. Este es un mal gobierno. Ha tomado decisiones que han perjudicado a la mayoría de los argentinos. El endeudamiento creciente que pone en peligro a la economía de hoy e hipoteca a futuras generaciones, la inflación no resuelta que genera pérdida del poder adquisitivo, recesión y aumento de la pobreza, la pérdida de trabajo, la destrucción del aparato productivo con la apertura indiscriminada a las importaciones, las decisiones tomadas a favor de los que más tienen, la manipulación de la justicia y la retirada del Estado en funciones esenciales ha provocado que en el gobierno de Macri se hayan deteriorado seriamente en lo que se denominan las “instituciones invisibles”.

En primer lugar la legitimidad - que es diferente de la legalidad -, funciona como una democracia de ejercicio, una democracia de todos los días; la confianza, que es la credibilidad de un gobierno, lo que llamamos “fe “laica”; y por último, la transparencia que es -ni mas ni menos- que la inmediatez entre palabras y actos. Además, es la forma de hacer operativa en términos políticos la ética y el combate a la corrupción. Estas tres instituciones están en crisis producto de un mal gobierno.

Por lo que frente a esta debilidad manifiesta, la oposición debe presentarse como alternativa de buen gobierno. En el campo de la economía poniendo en claro los intereses que se priorizan: sector productivo y trabajadores por sobre el sector financiero. La gestión del Estado concentrada en roles estratégicos, como la administración de recursos naturales; y específicos, como la función social y en materia de salud o educativa. Proponer una agenda de futuro con temas prioritarios para la gente con la sensibilidad de un gobierno que piensa en la mayoría frente a un gobierno insensible y para pocos.

No es un desafío fácil. Sin embargo, está claro que “mismas recetas, mismos resultados”. Algo parecido expresamos en una columna hace un año y parafraseamos la célebre frase de Einstein: “si buscas resultados diferentes no hagas lo mismo”.  A través de la renovación, la ética y la propuesta de buen gobierno, volveremos a reencontrarnos con la mayoría de la sociedad y seremos alternativa a Macri en 2019.

* Guillermo Justo Chaves- Dirigente PJ Buenos Aires

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias