martes 14 de agosto de 2018 - Edición Nº980
Dos Líneas » Actualidad » 26 feb 2018

Conmoción en Junín por el abuso y asesinato de una nena de 11 años

José Carlos Varela, un sereno de 40 años, es el único y principal sospechoso del crimen.


Una niña de 11 años, identificada como Camila Borda fue hallada muerta este domingo por la tarde en Junín. La familia había denunciado su desaparición durante la mañana de ayer y cuatro horas después la Policía Bonaerense encontró su cuerpo en la casa quinta de un vecino.

La menor había sido vista por última vez a las 11 de la mañana del domingo. Cuando las fuerzas de seguridad hallaron el cuerpo -en una propiedad cercana a la casa de la menor-, Camila estaba con las manos atadas, la cabeza cubierta por una bolsa, un cable sobre el cuello y adentro de la bañadera. Aún se desconoce la forma en la que falleció, pero según los primeros datos oficiales la menor tenía signos de estrangulamiento.

La Policía se hizo presente en la casa que estaba cuidando José Carlos Varela a las 17 horas. Llamó en reiteradas oportunidades a la puerta pero el hombre no contestó. Luego, cuando respondió a los llamados, intentó impedir el paso de los efectivos a la casa. Cuando lograron ingresar, Varela buscó evitar que pasaran al baño. Allí estaba el cuerpo de Camila.

Según la información que maneja la Justicia local, la menor se trasladaba en bicicleta cuando fue interceptada por Varela, quien la engañó y la convenció de ingresar a la casa que estaba cuidando.

Camila Borda murió por asfixia y antes de matarla su asesino abusó sexualmente de ella. Así lo confirmó el resultado de la autopsia realizada sobre el cuerpo de la nena de 11 años asesinada el domingo en la localidad bonaerense de Junín.  José Carlos Varela, un sereno de 40 años, es el único y principal sospechoso del crimen.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias