domingo 21 de enero de 2018 - Edición Nº775
Dos Líneas » El País » 13 ene 2018

Cristina Kirchner está en el centro de la escena del peronismo

La ex mandataria bajó el perfil, pero sigue protagonizando todas las conversaciones de los dirigentes.


Por:
Nicolás Alberio

En Estados Unidos la fauna política tiene un comportamiento particular. La política es entendida como ascenso. Como en los juegos de niveles, los políticos van superando pantallas hasta que un grupo reducido logra alcanzar la máxima magistratura: la Presidencia. Una vez que concluyen su mandato, vuelven a casa, dan conferencias por el mundo. Pero jamás vuelven a participar en política. En Argentina es distinto.

Cristina Kirchner es senadora de la Nación.  Al igual que Menem o Alfonsín, y por supuesto dejando a un lado la fallida experiencia de De la Rúa, históricamente los ex presidentes argentinos siguen activos y su poder de influencia en el partido al que pertenecen es latente, y hasta pretenden volver a ser presidentes.

Pero el caso de Cristina Kirchner presenta un hecho distintivo, que la diferencia de la tradición. Ella no se siente representante del peronismo, fundó otro partido, Unidad Ciudadana y allí se siente cómoda. Nadie le discute su autoridad, y probablemente no quiera conducir el PJ, ni siquiera integrarlo.

Esta situación traba las negociaciones de todo el arco político que alguna vez supo estar debajo de su paraguas protector en el extinto Frente para la Victoria, en los tiempos en que ganaba elecciones. La realidad es que resulta complejo para el peronismo que la conducción sea protagonizada por un dirigente que perdió tres elecciones seguidas: 2013, 2015 y 2017.

Así todo, muchos de los caciques del justicialismo saben bien que sin Cristina no pueden ganar, pero con ella tampoco les alcanza.

Es por ello que Gustavo Menéndez, desde que asumió la titularidad del PJ Bonaerense, se encuentra manteniendo reuniones de forma constante con figuras que oscilan desde Massa, pasando por Bossio, como así también con intendentes que en las últimas elecciones llevaron la boleta de Unidad Ciudadana.  Para el kirchnerismo más duro los dos ex titulares de la ANSES son traidores por haber abandonado el espacio. Ellos olvidarían los viejos rencores, pero si ganan elecciones, no si pierden.

La estrategia de Menéndez, entonces,  es poder reunir al peronismo con el kirchnerismo. El coctel se completaría con que Cristina no sea candidata, es decir, que en 2019 apoye la lista de unidad sin integrarla ¿Podrá hacerlo? La historia ya dirá.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias