jueves 19 de julio de 2018 - Edición Nº954
Dos Líneas » El País » 2 ene 2018

Detectan 200 ñoquis y diversas irregularidades en Diputados

Cobran su sueldo, pero no concurren a trabajar.


Un nuevo escándalo vuelve poner el centro de atención en la Cámara de Diputados nacional. Según trascendió, habrían descubierto casi 200 ñoquis, que cobran su sueldo, pero no concurren a trabajar. A ello, se suma otras 700 irregularidades en la justificación de las inasistencias.

Según indica el diario La Nación, el nuevo control de presentismo, que cuenta con el aval de los bloques parlamentarios y del gremio, se aplica por medio de un sistema biométrico de identificación de la huella dactilar, tanto en el ingreso como en la salida del personal, y contempla la planta permanente y la transitoria.

En la Cámara de Diputados se instrumentó el 1° de noviembre pasado; en el Senado arrancó el 1° del mes último, al igual que en la Biblioteca del Congreso, la imprenta y en la sede de la obra social.

No es la primera vez que en el Congreso se instrumenta un régimen de control de asistencia, pero hasta ahora las experiencias probaron no ser demasiado eficaces, básicamente por falta de voluntad política de las autoridades.

El sistema biométrico, en cambio, generó tal cambio que modificó, incluso, el paisaje habitual del Congreso. Los pasillos y los ingresos están inundados de empleados, los cafés aledaños están abarrotados y se reconocen viejas caras que hacía mucho tiempo no se veían por la zona.

Esto es así porque, al tener que marcar asistencia con la huella dactilar, no hay forma de hacer trampa: el que quiere cobrar el sueldo debe marcar el dedo todos los días.

En la actualidad trabajan unas 16.500 personas en todas las reparticiones que componen el Poder Legislativo.

En el Senado el plantel es de 5020 empleados permanentes y temporarios, mientras que en la Cámara de Diputados es de 5589 agentes.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias