jueves 19 de julio de 2018 - Edición Nº954
Dos Líneas » El País » 30 dic 2017

El titular del Banco Central aprendió cuantos pares son tres botas

La política determina la economía y no al revés, anotó Federico.


Por:
Nicolás Alberio

Con claro gesto de molestia, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenneger concurrió a la Casa Rosada para ser el primer espectador de una conferencia de prensa donde el gobierno anunciaba los cambios en las metas de inflación.

El Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el de Finanzas, Luis Caputo y el todo poderoso jefe de Ministros, Marcos Peña, explicaron la nueva política económica que adoptará la administración central los próximos dos años. Sturzenneger escuchó atento y sólo acotó algunos conceptos cuando ya todo estaba casi dicho de su área específica.

Quizás haya pasado desapercibido, pero que el anuncio haya sido realizado en Casa Rosada y no en el Banco Central, no es un dato menor. Que no haya sido el Presidente del organismo, supuestamente independiente, quien con su voz lo defienda por completo, exhibe las fisuras que existen desde hace dos o tres meses entre Sturzenneger y Macri.

Días atrás, Mario Quintana, uno de los “intocables” de Macri, cruzó al titular del BCRA por mantenerse obstinado en determinar metas de inflación que la gestión no puede alcanzar. Sturzenneger defendió su postura y continúo con su idea de conservar las tasas de interés en números siderales. Pero qué cambió, entonces. Por qué el gobierno tomó la decisión de disciplinarlo y modificar así las expectativas.

En principio se aprobó el Presupuesto. El anuncio fue realizado a pocas horas de haber sido avalada la Ley de Leyes por el Parlamento, con otros números económicos, claro está, pero eso poco importa en Argentina. Por otro lado, las Lebacs ya no convencen. Comienzan a generar resquemores en quienes apuestan desde hace dos años a la timba financiera, pero que ya están viendo que la burbuja se está inflando demasiado, y recaen al siempre omnipresente dólar, que se apreció considerablemente en los últimos días.

En este marco, las declaraciones del último domingo de Carrió vertidas en una entrevista en La Nación terminaron de romper el cristal. Lilita, palabra más, palabra menos, le pidió personalmente a Sturzenegger que cambie la política monetaria.

Hoy, no sólo hay un cambio de la política monetaria, sino de cómo debe ser comprendida la política en general. El titular del BCRA entendió que siempre la economía es determinada por la política, por su orientación, por sus aciertos y pifies. Y aunque no le gustó, Sturzenneger aprendió cuantos pares son tres botas.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias